domingo, 23 de julio de 2017

¿Por qué es tan difícil encontrar un bikini que se ajuste a mis necesidades?

Ayer en la pisci estrené mi bikini de Banned. Estéticamente es amor pero, amijas y amijos, al final ha resultado de lo más incómodo. Os cuento mi experiencia.

Llevaba tiempo buscando un bikini con una parte de abajo que fuera tipo culotte con un poquito de pierna porque tengo la piel muy mierda y además no me gusta enseñar el pandero. Si se me ve un poco de cachete por abajo me la pela pero lo importante para mí es que las ingles estén protegidas. El caso es que es algo bastante complicadillo de encontrar. A los diseñadores últimamente les da por sacar microbragas, slips estándar o braga-fajas altotas ya bien cerraditas ya bien con subidas de pierna que llegan al sobaco. Pero micro pantaloncitos, raro-raro. Aquí lanzo una pregunta al viento ¿es tan extraño lo que pido?

Entonces un día encontré mi preciosidad de Banned, un bikini pantaloncito que cubría perfectamente mis requisitos braguiles con un estampado ultracuqui de pastelitos-calavera.


Imagen del bikini en cuestión sacada de Amazon

Embriagada por la extrema monez del estampado y por el oh-Seitan-por-fin-una-puta-braguita-pantalón, al probármelo no me dí cuenta pero ay, la parte de arriba tenía letra pequeña: es que la copa (dicho sea de paso con un relleno nivel parachoques) me quedaba canija mientras que la espalda me iba grande. Eso a las que van bien servidas les pasará mucho, pero yo calzo una muy modesta copa B y no me cabían mis igualmente modestas berzas. A la mínima se me salían por abajo. No comprendo.

En fin. Volveré a mis básicos de cortinilla del Decathlón e iré rezando a San Chapuzón a ver si encuentro más culottes que me queden bien.

viernes, 20 de enero de 2017

Transparencia turquesa

Conocí a mi preciosa Diana hace casi 7 años. Durante este tiempo la he vestido como modelo, ha estado al otro lado de la cámara para retratar mis prendas y en general, ha pringado conmigo repetidas veces. La valoro mucho como artista, tiene una gran sensibilidad que se nota en su trabajo y, me vais a permitir ponerme un poquito moñas, la quiero muchísimo.

El caso es que, entre prendas que me ha comprado y prendas que le he regalado, tiene un armario Miss Self/Dita bastante apañado y a veces le echo morro, como en esta ocasión, y le pido que se haga fotos con ella. De esto va hoy el tema. Os presento la blusa de seda turquesa que le regalé por su cumpleaños ¿el año pasado?


Se trata de una prenda confeccionada en gasa de seda rematada en batista color marfil. Escogí ese tono de turquesa, suave y delicado, porque sé que es de sus preferidos. Con escote delantero a la caja plegado y cierre trasero por botones de nácar con abertura, es una pieza no convencional de modistería hecha con todo mi amor.

Le estoy poniendo ojitos para que me saque más imágenes con otras prendas pero de momento tengo esta serie de autorretratos que me ha encantado.

¿Queréis ver más foticos? Las tenéis en mi porfolio on-line ;)